RECOMENDACIONES SANITARIAS PARA LOS VIAJEROS QUE SE DIRIJAN A ARABIA SAUDÍ CON MOTIVO DE LA PEREGRINACIÓN A LA MECA (HAJJ) 2013 EN RELACION A LOS CASOS DE INFECCIÓN HUMANA POR NUEVO CORONAVIRUS (MERS-CoV)

RECOMENDACIONES SANITARIAS PARA LOS VIAJEROS QUE SE DIRIJAN A ARABIA SAUDÍ CON MOTIVO DE LA PEREGRINACIÓN A LA MECA (HAJJ) 2013 EN RELACION A LOS CASOS DE INFECCIÓN HUMANA POR NUEVO CORONAVIRUS (MERS-CoV) (JULIO 2013)

Desde septiembre de 2012, se están produciendo a nivel mundial de modo continuado casos de infección humana por un nuevo coronavirus (una familia de virus que producen cuadros clínicos variables desde el catarro común al SARS), denominado MERS-CoV, en 9 países hasta la fecha, siendo el más afectado el Reino de Arabia Saudí.

La infección por este virus, se manifiesta habitualmente con síntomas respiratorios (tos, dificultad respiratoria) y fiebre, siendo más graves en aquellas personas que tienen problemas crónicos de salud (diabéticos, enfermos renales, cardiacos o pulmonares y personas afectadas por inmunodeficiencias o en tratamiento inmunosupresor), si bien también se han dado casos de infecciones sin síntomas. Se desconoce la fuente exacta del virus y su mecanismo de transmisión, y no parece que haya una trasmisión sostenida de persona a persona.

Si bien se ha determinado que el riesgo de adquisición del MERS-CoV se considera muy bajo, se dan las siguientes recomendaciones dirigidas principalmente a aquellas personas que tengan pensado dirigirse a Arabia Saudí con motivo de la peregrinación a la Meca durante el Hajj y/o el Umrah:

  • Aquellos peregrinos que, por sus características personales sean más susceptibles a la infección por MERS-CoV (embarazadas, menores de 12 años, mayores de 65 años, enfermos crónicos, personas afectadas por inmunodeficiencias congénitas o adquiridas o con enfermedades malignas o en tratamiento inmunosupresor), deben acudir a un profesional sanitario para su valoración previa al viaje y considerar si éste es recomendable desde un punto de vista médico o si, por el contrario, debe ser pospuesto,
  • Aplicar medidas higiénicas preventivas generales durante el viaje,
  • Lavado frecuente de manos con agua y jabón, especialmente tras toser o estornudar,
  • Evitar, en la medida de lo posible, el contacto con personas que presenten síntomas respiratorios y no compartir sus objetos personales,
  • Evitar el consumo de alimentos crudos o poco cocinados o que hayan sido manipulados de forma poco higiénica,
  • Mantener una buena higiene personal,
  • Evitar el contacto innecesario con animales domésticos, salvajes o animales de granja,
  • Si durante la peregrinación se presentan síntomas, fundamentalmente fiebre, tos y síntomas respiratorios, u otros síntomas como vómitos o diarrea, se recomienda:
    • Reducir al mínimo el contacto cercano con otras personas sanas para minimizar la posibilidad de contagio,
    • Cubrirse la boca y nariz con un pañuelo, preferentemente desechable, al toser y estornudar y tirarlo tras el uso,
    • Comunicarlo al personal médico que acompañe a su grupo, si lo hubiera o a las autoridades sanitarias locales.
  • Si durante las dos semanas posteriores al regreso de la peregrinación aparece fiebre y síntomas respiratorios agudos, debe acudir a un centro médico e informar sobre su estancia en la peregrinación,
  • También deberán acudir a un centro sanitario aquellas personas que, sin haber hecho la peregrinación, presenten los síntomas antes mencionados tras haber estado en contacto cercano con algún peregrino afectado.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador